{image}http://imagen.eldia.co/cache/uneb/pliego-peticiones-bbva-9-de-noviembre-de-2012/img_6049_595.jpg{/image}La huelga general será una de las posibilidades luego  que el pasado 5 de diciembre concluyera  la primera etapa de arreglo directo entre los empleados y los directivos del Banco BBVA, donde se firmó un acta entre las partes  haciendo explícito que  la negociación directa no logró ningún  acuerdo , esto debido a que las propuestas del banco no han sido coherentes con las necesidades de los trabajadores.

BBVA ha tenido una historia de persecución y represión a la organización de los trabajadores consecuentes, a esa postura los directivos del banco han desarrollado una negociación “a cuenta gotas”, sin comprometerse en brindarle a los empleados garantías laborales ni aumento salarial, explicó Hildebrando León, miembro de la UNEB y parte del equipo negociador.

El pliego de peticiones unitario presentado por los sindicatos que hacen presencia en la entidad, recoge la iniciativa de brindarles a los trabajadores bienestar individual, familiar y laboral, reconociendo la actualización económica del salario como una necesidad urgente, además mejorar las posibilidades de obtener vivienda y educación para los empleados y sus familias. El pliego de peticiones exige que sea eliminado el pacto colectivo que existe en la empresa y se instaure una negociación franca y transparente que pueda sacar adelante  una convención colectiva justa y equitativa en la entidad.

Por lo pronto los trabajadores tendrán diez días hábiles para discutir cuáles serán las acciones a tomar para poder dirimir este conflicto. Las dos posibilidades que se presentan son: por un lado  la intervención o mediación de terceros que faciliten la negociación y se alcance la convención colectiva o por otro lado la huelga como estrategia legítima y constitucional del movimiento obrero. Para alcanzar esta definición los trabajadores realizarán asambleas definitorias los días   16, 17 y 18 de diciembre donde se espera que se apruebe la huelga como medida de presión frente a la tozuda posición del banco que no deja permite un diálogo transparente en la negociación, indicó León.