En esta conmemoración del día de la mujer exhortamos a nuestros asociados a realizar actividades de reflexión frente a la pérdida de derechos de las mujeres, como son la igualdad salarial, la igualdad de cargos, la igualdad de participación en instancias políticas, sociales y sindicales, los derechos sexuales y reproductivos, la autodeterminación y la decisión de ser madres o no.

Como sujetos formadores y en formación que somos los maestros, estamos llamados a reflexionar sobre nuestras estrategias para llegar a la comunidad educativa que está inmersa en una sociedad que  se ufana de promover  la igualdad  de género ¿qué hacemos con los chistes, las canciones, caricaturas machistas, publicidad sexista, el acoso callejero, el control económico, la disparidad salarial y la propaganda mercantilista de las redes, los catálogos y los medios de comunicación?

El día de la mujer, el día del hombre y el día del género dentro de nuestras instituciones educativas no solo pueden ser el momento para las fiestas, el derroche económico en detalles, flores y tortas; la hora libre de los muchachos y el momento propicio para salir temprano, sino también el espacio para la reflexión.   

Es una oportunidad para pensar cosas como:¿A quién podemos confiarle la exigencia de nuestros derechos? ¿a quién corresponde exigir garantías para la protección de nuestras vidas? ¿Deben los culpables de asesinatos y violaciones seguir impunes? ¿Cómo debería ser un plan para la eliminación de la concepción machista dentro de nuestra institución? ¿Cómo alcanzamos una educación pública, laica y a cargo del estado, que rompa el sexismo y toda forma de discriminación al interior de las escuelas?

 Invitamos a que estas y otras preguntas sean las que tracen la planeación de este tipo de jornadas escolares.

 

Junta Directiva.