Autor: Luisa Fernanda Sierra García

Un estudio de la Universidad de los Andes alerta por la incapacidad del sistema escolar para mantener en las aulas a los alumnos que pasan de la educación primaria a media.

El 35% de los estudiantes que pasan del grado quinto a sexto sufre un choque tal que termina yéndose del sistema educativo. La conclusión se encuentra en el estudio Caracterización de la Educación Media en Colombia, coordinado por Darío Maldonado, doctor en Economía de la Universidad de los Andes.
Esa deserción es la mayor caída en la presencia de estudiantes en las instituciones educativas y uno de los más graves problemas de la calidad de la educación en el país. 
La investigación fue solicitada por el Ministerio de Educación que buscaba “conocer los cuellos de botella que debe enfrentar el país en la expansión de la educación media”, como lo señaló el investigador Maldonado. 
“Queríamos tener un diagnóstico de qué está pasando con la educación media en Colombia en distintas dimensiones que van desde la cobertura, pasando por temas de calidad e infraestructura. Buscamos saber, además, si los estudiantes están aprendiendo lo que deberían, si tenemos lo profesores suficientes y adecuados, si cabrían más niños en los colegios, si lo que están estudiando se adapta a las necesidades del país, si hay diferencias entre la educación media académica y media técnica”, explicó Maldonado, quien precisó que los datos se dieron tras un trabajo de campo en instituciones educativas con condiciones diferentes que permitieran abarcar un público y perspectiva más amplio. 
Tras lograr resultados de distintas índoles, los investigadores lograron “identificar que la menor oferta de educación media y las tasas más altas de inasistencia se dan en zonas del occidente y sur del país, donde las más afectadas son algunas regiones del departamentos del Chocó. También descubrimos que los estudiantes que terminan la educación media técnica y media académica no registran diferencias importantes en sus niveles de aprendizajes, tanto en habilidades cognitivas como socioemocionales”, explicó el coordinador de la investigación. 
En cuanto a la tasa de graduación de educación media, el estudio da a conocer que este sólo incrementó un 7% en los 6 años comprendidos entre 2008 y 2014, reportando diferencias importantes entre el género, la educación del jefe del hogar, la edad y los departamentos. 
“Tenemos que hacer esfuerzos para acelerar el ritmo en el que hemos venido creciendo en temas como asistencia y graduación de la media, se ven resultados pero también tenemos que mejorar. Es claro que nos hace falta,  debemos entender primero para qué queremos la educación media en Colombia, cuáles son los aprendizajes, competencias y habilidades que queremos que nuestros estudiantes tengan antes de salir. Vemos que hay una falta de alineaciones porque existe dispersión en las instituciones de temas, conceptos, pedagogías y falta de acuerdos que el país debería tener respecto a su educación”, aseveró Maldonado. 

Deserción 
La Gran Encuesta Integrada de Hogares 2008-2014 precisó que el “no me gusta o no me interesa estudiar” fue la razón más reportada en la básica secundaria para no asistir a los establecimientos educativos, mientras que el “necesito trabajar” se dio como la más común de la educación media en el país. 
Con diferencia de resultados de acuerdo a las edades, un 42.6 % de jóvenes entre los 14 y 16 años no asistió a las instituciones por no considerar importante los procesos pedagógicos impartidos en estas, mientras que un 32 % se registró por la misma razón en edades entre los 17 y 18. 
Por otro lado, la necesidad de generar dinero e ingresar al mundo laboral sin haber culminado los estudios se registró en un 28.9% en las edades de 19 a 24 años. 
“Tenemos que pensar con cuidado qué es lo que se enseña en estos niveles de educación y cómo se estructuran los currículos que están sacando a los estudiantes de los colegios porque no los están incentivando a permanecer”, apuntó el investigador. 
Ante esto, el doctor en Educación, Carlos Arturo Soto, afirmó que condiciones sociales, económicas y culturales son factores que siempre inciden en la deserción: “Si uno mira dónde se da el mayor número se encuentra con que es precisamente en los niveles económicamente más bajos en los que las familias tienen que tomar la decisión, muchos de estos niños dejan la escuela por falta de apoyos estatales para continuar”. 
Sobre el alto porcentaje de casos registrados en el país, Juan Carlos Rodas, magister en Educación y jefe de la editorial de la Universidad Pontifica Bolivariana, precisó: “La deserción en Colombia está en un porcentaje muy alto de 50%, se supone que la educación media serviría para que el estudiante construyera el puente para la educación superior y hacia el mundo laboral, pero la educación media no hace eso porque se dedicó a seguir dictando clases de Filosofía, Química y Física, es decir, a preparar a los estudiantes para que presenten las pruebas del Estado, entonces se olvida de las profesiones, de las vocaciones y del mundo del trabajo”. 
Rodas indicó, además, que el sistema de educación terciaria, creado por el Ministerio, el cual intenta que los estudiantes logren, incluso cuando no desean ingresar a la educación superior, hallar su oficio, no funciona, incluso aseveró que este aumenta más la brecha entre la educación media y superior. 

¿Y la política pública de educación? 
“El país no tiene política de educación media”, enfatizó Felipe Andrés Gil, exsecretario de Educación de Antioquia, quien añadió que el Ministerio de Educación Nacional no tiene una ruta sobre educación media, ni un conocimiento serio sobre qué debe realizar el sistema al respecto, por lo que falta orientación.
“Desde esos aspectos ya empezamos cojos. A este país no le ha interesado ni dolido la educación media, entonces lo que se encuentra es una dispersión de esfuerzos que se basan más en las iniciativas locales”, indicó Gil. 
Por su parte, Maldonado insistió en que como la media puede ser el nivel más complejo de la educación, se convirtió en el problema de política pública más difícil del país. 
“Necesitamos políticas de oferta y demanda que den una organización institucional y que sea coherente, además de incentivos para adolescentes y sus familias. Una política que involucre y en la que se participen activamente los distintos niveles y sectores como el Ministerio, las secretarias y los establecimientos educativos”, indicó. 
Algunas de las políticas que planteó la investigación fueron las de diferenciar entre básica secundaria y media; entre educación media académica y técnica; así como crear políticas para menores y mayores de 18, componentes de género y focalización. 
Para José Fernando Montoya Ortega, sociólogo y profesor de Humanidades en la UPB, “la educación media desde la Ley General de Educación se debe encausar a formar, desarrollar competencias para el ingreso a la educación superior y las actividades laborales, pero en la práctica poco se logra, y a la vez, se desdibuja el que debe ser el propósito superior de formar y acompañar para la realización integral de cada persona en su opción vocacional, no limitándola en la perspectiva de profesión u oficio”. 

Capacitación de docentes 
Para varios expertos en educación los profesores juegan un papel importante en la permanencia de los estudiantes en las instituciones, por lo que cada establecimiento educativo debe contar con un personal experto y bien capacitado, así lo expresó Queipo Timaná, doctor en Educación, quien ve en estrategias pedagógicas bien estructuradas el aumento de interés. 
“Los logros alcanzados por la educación media han sido interesantes pero son relativos a la calidad y capacitación de los profesores en cada uno de los colegios. Tenemos colegios en los que los profesores han logrado una maestría en las áreas específicas como Matemáticas o Inglés, además tienen acompañamiento de laboratorios, bibliotecas, campos deportivos, restaurante escolar y docentes motivados, lo que demuestra el avance. Sin embargo, en los establecimientos en los que los profesores no se han actualizado en sus aéreas y les han ofrecido las capacitaciones necesarias, el rendimiento es menor, porque el medio ambiente y el contexto van a contar en el rendimiento, aprovechamiento y motivación de los estudiantes”, explicó Timaná. 
De la misma manera, puntualizó que otro factor determinante radica en “cuando el maestro no tiene vocación, no cree en su profesión, no prepara clases o no se reinventa permanentemente, lo que genera un factor importante en la deserción”. 

Fuente: http://www.elmundo.com/noticia/Desercion-escolar-el-gran-reto-de-la-educacion/46769

Escrito por prensa
Visto: 461

En este artículo analizamos la educación según cuatro sociólogos de reconocido prestigio: Pierre Bourdieu, Zygmunt Bauman, Manuel Castells y Mariano Fernández Enguita. Además del excelente análisis del lingüista Noam chomsky  sobre la entrada a la universidad del neoliberalismo. Se utilizan videos para expresar brevemente estas opiniones y que los propios sociólogos sean quienes lo hagan, salvo con Mariano Fernandez y Noam Chomsky-. Con el primero he usado respuestas de dos entrevistas que ha realizado recientemente, y con el segundo, utilizo un excelente artículo de Noam Chomsky. También realizo recomendaciones de artículos de estos autores. 

El primer lugar, encontramos “La escuela según Pierre Bourdieu”. Una entrevista al sociólogo francés, donde Pierre Bourdieu plantea su teoría de la reproducción en la escuela.

Relacionado con este tema, recomendamos el artículo “La miseria de los otros, la de todos – Consecuencias del neoliberalismo e igualdad de oportunidade“ donde se expresa la opinión del sociólogo francés, donde vivimos en un mundo donde la igualdad de oportunidades no existe y el peligro del neoliberalismo en sociedad.

Por segundo lugar, al sociólogo Zygmunt Bauman. Explica lo que el  llama el “síndrome de la impaciencia”, un estado de ánimo que considera como abominable el gasto del tiempo. Así, el consumismo característico de estos tiempos no se define por la acumulación de las cosas, sino por el breve goce de éstas. Desde esta visión se ve a la educación como un producto, más que como un proceso. Así la educación parece abandonar la noción del conocimiento útil para toda la vida, para sustituirla por la noción del conocimiento de “usar y tirar”.

De este autor, recomiendo leer Zygmunt Bauman: “Facebook está basado en el miedo a estar solo”Zygmunt Bauman: “Vivimos en dos mundos paralelos y diferentes: el online y el offline”

 

 

En tercer lugar, Manuel Castells, analiza el sistema de la educación en la era contemporánea de Internet. Según Castells, además de informar, la escuela siempre ha jugado otro papel: transmitir los valores dominantes y las formas de poder (en referencia P. Bourdieu), las reglas que los niños necesitan para aprender a vivir en sociedad. Pero, según él, la obsolescencia de estos roles es mayor que nunca. En primer lugar, porque el 80% de la información mundial está contenido en Internet. En segundo lugar, porque las instituciones educativas están preparando “objetos sumisos”, que no pueden exceder el conocimiento del profesor, que este no debe ser cuestionado, algo que se ve en la prohibición del uso de la web en las aulas. 

Del sociólogo español, si artículo “Si las instituciones permanecen cerradas veremos otras formas de política no tradicional en Internet” y su conferencia: Redes de indignación y esperanza: donde divulga sus estudios y conclusiones sobre los conflictos civiles mundiales.

 

En cuarto lugar, Mariano Fernández Enguita, catedrático de sociología y experto en Educación. Debido a la falta de un video, hemos recogido varias preguntas de dos entrevistas. En cuanto a la recomendación sobre este autor, siempre puede leer sus artículos de columnista en este Blog Ssociólogos.

Preguntas de la entrevista a Mariano Fernández Enguita (28/10/2013): “Repetir curso es la lógica del castigo; cuesta un dineral y no sirve para nada”

 

Usted dice en su informe sobre el fracaso escolar que tenemos una escuela rígida. Muy poco flexible. La educación obligatoria debe tener los mismos programas y objetivos para todos, pero distintos caminos y distintos ritmos para cursarlos y alcanzarlos. Pongo un ejemplo gráfico: si una oficina pública está en un segundo piso, debe disponer de escaleras, ascensores y rampas, para que todos los ciudadanos puedan acceder a ella. Con la enseñanza obligatoria y común debería suceder lo mismo.

¿Es un error bloquear a un niño que ha suspendido varias asignaturas?

Sí, un error sistemático, porque obliga al alumno a estudiar asignaturas que ya ha superado. Yo comprendo que si un alumno ha suspendido Inglés 1, no puede estudiar Inglés 2. Lo que no tiene sentido es que le obliguen a estudiar de nuevo Lengua o Matemáticas si ya las ha aprobado antes. La lógica de la repetición es la lógica del castigo: es contraproducente, cuesta un dineral y no sirve para nada.

¿Y por qué lo hemos diseñado así? Alguna razón habrá. Es una mentalidad muy extendida en España, punitiva y excluyente: es la vieja idea de que “unos valen para estudiar y otros no”. Y aún más: muchos se escandalizan de que un estudiante pase con una o dos suspensas, y es que hay profesores que desearían tener el poder de bloquear el progreso de un alumno por el hecho de que no haya superado “su” asignatura. Este recurso a la repetición era conocido como “el mal francés”, en la propia Francia cuyo sistema imitamos, pero ahora ellos lo practican mucho menos que nosotros, porque es el disparate al cuadrado.

¿Por qué ha dicho que “hay que meter más mercado en la pública y más Estado en la privada”?  Es una metáfora, no pretendo de privatizar la pública ni meter políticos a dirigir la privada. Sólo constato que la pública es igualitaria y equitativa con los alumnos que recibe, pero a menudo funciona mal y sin solución; necesita recibir más incentivos y ser evaluada con frecuencia. Y la escuela concertada debe ser más controlada para evitar que frivolicen con la selección de alumnos o que cobren cuotas a los padres.

Preguntas de la entrevista a Mariano Fernández Enguita (7/7/2014): Los déficits de la educación española

En su blog señala que, aunque los profesores perciban lo contrario, la sociedad los valora “incluso más de lo que se merecen”. En las estadísticas la sociedad los coloca muy alto, al lado de los bomberos, y por encima de otras muchas profesiones. Es una evaluación colectiva y a priori y como tal me parece excesiva y que no se corresponde con el trabajo y la formación que hacen. La sociedad evalúa así hasta que topa con algún ´profesor problema´ y ése es el anecdotario que circula. El profesorado parte de un estatus alto, pero hay que conservarlo. 

¿Qué le falta a su formación? De todo. En Secundaria antes los licenciados hacían el CAP para dar clases: era una ficción, no servía para nada. Ahora hace falta una formación que sirva porque así como antes, en mi época, solo llegaba a Secundaria el 15%, ahora llega el 100%. Hay muchas necesidades y situaciones y no basta con saber geografía o matemáticas, hay que ser profesor. El nuevo máster de formación de profesorado es un intento, vamos a darle un tiempo. Por otro lado, la formación del profesorado de Primaria es muy débil. Y lo veo en mi facultad: se les exige poco, todo es muy fácil, vuelven todos de las prácticas con un 10… Y una formación poco exigente implica una selección poco exigente.

¿Qué consecuencias tiene? Mucha gente se prepara para profesor. Cuando salgan, al ver lo que tienen delante, muchos se seguirán formando, irán a escuelas de verano, al centro de profesores… Pero a algunos los tendremos en seguida quejándose de que la culpa de todo es de la sociedad, de la política y de las familias que no les apoyan y contando el tiempo para la jubilación. Dependerá de si son responsables o si tienen vocación o de lo que sea, pero las instituciones no pueden fiarse de eso: han de exigir porque lo que van a poner en sus manos es muy importante.

Por último, el artículo de Noam Chomsky: El trabajo académico, el asalto neoliberal a las universidades y cómo debería ser la educación. Sobre la contratación temporal de profesores y la desaparición de la carrera académica . Dejo uno de sus párrafos. 

“Esa idea asoma de vez en cuando de forma abierta. Así, por ejemplo, cuando Alan Greenspan testificó ante el Congreso en 1997 sobre las maravillas de la economía que estaba dirigiendo, dijo redondamente que una de las bases de su éxito económico era que estaba imponiendo lo que él mismo llamó “una mayor inseguridad en los trabajadores”. Si los trabajadores están más inseguros, eso es muy “sano” para la sociedad, porque si los trabajadores están inseguros, no exigirán aumentos salariales, no irán a la huelga, no reclamarán derechos sociales: servirán a sus amos tan donosa como pasivamente. Y eso es óptimo para la salud económica de las grandes empresas. En su día, a todo el mundo le pareció muy razonable el comentario de Greenspan, a juzgar por la falta de reacciones y los aplausos registrados. Bueno, pues transfieran eso a las universidades: ¿cómo conseguir una mayor “inseguridad” de los trabajadores? Esencialmente, no garantizándoles el empleo, manteniendo a la gente pendiente de un hilo que puede cortarse en cualquier momento, de manera que mejor que estén con la boca cerrada, acepten salarios ínfimos y hagan su trabajo; y si por ventura se les permite servir bajo tan miserables condiciones durante un año más, que se den con un canto en los dientes y no pidan más. Esa es la manera como se consiguen sociedades eficientes y sanas desde el punto de vista de las empresas. Y en la medida en que las universidades avanzan por la vía de un modelo de negocio empresarial, la precariedad es exactamente lo que se impone. Y más que veremos en lo venidero”.

¿Que les pareció este análisis de la educación según estos pensadores? Dejen sus opiniones en comentarios. Si les ha gustado, compartan en redes sociales.

Fuente: http://ssociologos.com/2014/07/23/la-educacion-segun-pierre-bourdieu-zygmunt-bauman-manuel-castells-mariano-fernandez-y-noam-chomsky/

 

Escrito por prensa
Visto: 444

Este jueves, invitado por el profesor Juan Carlos Henao, rector del Externado de Colombia, estará en esa universidad el economista francés Thomas Piketty, autor de uno de los libros de más reciente impacto, 'El capital en el siglo XXI', texto ya obligado entre sociólogos, educadores, politólogos, economistas, juristas y políticos.

Escrito por Prensa
Visto: 862

Emiliana Vegas, jefa de Educación del BID, sostiene que uno de cada dos jóvenes está abandonando las aulas "antes de culminar doce años de educación".

El gran desafío educativo en América Latina es combatir la alta deserción escolar en secundaria, cercana al 50 % ; a la vez que reforzar la baja calidad en el sistema educativo, que se encuentra a la cola del último informe PISA, afirmó a Efe Emiliana Vegas, jefa de Educación del BID.

"La región ha hecho muchos avances en términos de acceso a la educación, hoy en día casi todos los chicos en educación básica están matriculados. Donde tenemos un desafío es en retenerlos en la educación secundaria", explicó Vegas en una entrevista en su oficina en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington.

Vegas subrayó que "un 50% de los jóvenes están abandonando la educación secundaria en América Latina antes de culminar doce años de educación".

Además, apuntó la baja calidad del sistema educativo regional como quedó refrendada en el último informe PISA de 2012, en el que, de los 65 países participantes, "los ocho países latinoamericanos incluidos estuvieron en los últimos 14 puestos".

En el primer puesto de la región figuraba Chile, en el 51; seguido de México, en el 53; Uruguay, en el 55; Costa Rica, en el 56; Brasil, en el 58; Argentina, en el 59; Colombia, en el 62; y Perú, en el 65.

Hay, sin embargo, un elemento positivo, a juicio de la experta venezolana, en este listado.

Al participar en estas encuestas internacionales hay "una conciencia de que este es un problema",como Perú, que estaba en el último lugar en 2012, o en Brasil.

Escrito por prensa
Visto: 588

{image}http://diarioadn.co/polopoly_fs/1.147461.1426124267!/image/image.jpg_gen/derivatives/p3-4d250x333/image.jpg{/image}

PERSONERÍA HABLA DE 16.542 ALUMNOS QUE ABANDONARON AULAS EN EL 2014. ALCALDÍA REFUTA DICHO INFORME.

 

Las cifras de deserción escolar tiene divididos a la Personería de Medellín y a la Secretaría de Educación municipal.

 

Mientras que la primera dice en su ‘Informe sobre la situación de los derechos humanos en la ciudad de Medellín 2014’, que en el 2014 desertaron 16.542 estudiantes basados en información de la Secretaría, esta última dice que los datos fueron mal interpretados.
Escrito por DAVID CALLE ATEHORTÚA
Visto: 1621