{image}http://lh3.googleusercontent.com/-ILi-2W4Te9E/U62V6KjNtUI/AAAAAAAAHz0/qqQc8rEqlR8/s500/utp.jpg{/image}El jueves 19 de junio en las horas de la noche circuló a través de la red social Facebook una imagen a manera de panfleto donde amenazaban a 10 estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira, todos representantes estudiantiles o aspirantes a serlo.

La amenaza les daba 40 horas para que no se matricularan a un nuevo periodo y marcharse de la ciudad. Este tiempo corresponde con el inicio de clases para el segundo semestre. El panfleto era firmado por la Bacrim ‘Águilas Negras’ y les asegura que si no se van, serán asesinados.

“Nosotros pusimos en alerta a todas las organizaciones sociales, a las autoridades y a la misma institución. Pusimos la denuncia ante la Fiscalía y la Unidad Nacional de Protección para que se inicien las investigaciones sobre lo que está ocurriendo”, declaró Julián Herrera, representante estudiantil ante el Consejo Superior de la Universidad Tecnológica de Pereira y uno de los amenazados.

En el marco de este delicado contexto, se han presentado dos hechos. Una alumna vio durante dos días seguidos a la misma persona parada frente a su residencia desde las 7:00 de la mañana y por el resto del día. El otro caso es el Julián Herrera, hace unos días cuando iba llegando a su casa dos personas lo abordaron en una moto, una de ellas se bajó, lo saludó diciéndole “buenas noches”, sacó un revólver y como el joven reaccionó pidiendo ayuda, el sujeto se montó nuevamente en la moto para marcharse.

Los alumnos ven en estas situaciones actos para demostrar que efectivamente el riesgo es real y que sus vidas están en peligro. De hecho, no es la primera amenaza, la mayoría de los jóvenes han sido intimidados en ocasiones anteriores. Desde el 2008 se han incrementado los hostigamientos sin que haya responsables. Particularmente a Herrera lo han amenazado tres veces durante los últimos dos años.

La labor de ellos como representantes se limita a ser defensores de la universidad pública. La Universidad Tecnológica de Pereira, como otras en el país, ha estado en la mira de grupos paramilitares por los recursos que a sus arcas entran. Pero los líderes universitarios también se han opuesto a proyectos privatizadores y a proyectos minero-energéticos. También impulsan medidas para ampliar los mecanismos democráticos de los cargos internos en el alma máter. Casualmente, el próximo semestre habrá elecciones de rector y de decanos.

“Hemos luchado por una universidad diferente, porque los estudiantes tengan nuevos derechos y los que actualmente tienen no los pierdan. Con una opinión diferente a cómo se administra la universidad siempre desde los órganos colegiados, pero con ideas concretas no a través de la coacción ni de las amenazas como nos están haciendo a nosotros. Hemos manifestado, primero, que las autoridades deben cumplir con su labor que es la de investigar. Segundo, que se proteja la vida de los que han sido amenazados. Tercero, que se nos brinden las garantías para terminar nuestras carreras, pues muchos de nosotros estamos a punto de graduarnos”, sentenció Herrera.