{image}http://eldia.co/images/stories/310112/002.jpg{/image}El Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Industrial de Santander (UIS) se enfrenta a una delicada amenaza. El lobby diplomático del Gobierno ha hecho que se levanten las medidas cautelares que protegen a estudiantes y trabajadores, el peligro para ellos es inminente.

Desde el año 2001, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos insta al Estado colombiano a que salvaguarde los derechos de los sectores antes mencionados, debido a que fueron declarados objetivos militares por parte de las AUC. Esas medidas ya superan los 10 años y se han levantado porque el Gobierno viene haciendo una estrategia diplomática específicamente para acabar con las medidas cautelares colectivas, porque Colombia es el país con el mayor número de estas en América Latina y el Gobierno Santos está empecinado en mejorar su imagen internacional.

Oscar Ávila, integrante del órgano de defensa de los Derechos Humanos al interior de la UIS Colectivo informativo ‘Susurro’, afirma que este hecho significa un riesgo para estudiantes y trabajadores. Relató que en mayo del 2009 en una conversación grabada se reveló que el actual rector de la universidad se comprometió a entregar una lista a un ex paramilitar llamado alias ‘Félix’, para ejecutar un plan ‘bala’ contra los estudiantes, y tiempo después el diario local publicó que el equipo de prensa de la UIS recibió órdenes de grabar clandestinamente las asambleas estudiantiles.

Estos dos hechos comprobarían que la amenaza persiste, de ahí que el Observatorio de Derechos Humanos de la UIS prosigue en proceso de seguimiento a las medidas cautelares a los estudiantes y al sindicato de trabajadores. Ante todo, porque la Fiscalía no da resultados a las investigaciones alrededor de las amenazas.