{image}http://lh3.googleusercontent.com/-wUNobmE0Hf8/U6w6nNKGkpI/AAAAAAAAHxw/ZhQmQzgqq4g/s400/dinero_sudafrica.jpg{/image}Pretoria, 26 jun (PL) El sindicato Asociación de Mineros y Obreros de la Construcción (AMCU) advirtió hoy que continuará la lucha por mejores salarios mínimos para el sector metalúrgico en toda Sudáfrica, sin importar el impacto económico general.

Según el líder de AMCU, Joseph Mathunjwa, la contracción en el crecimiento industrial del país no va a convencer al gremio laboral de 55 mil afiliados para cambiar el curso de sus exigencias a favor de los mineros.

Un reporte de la Oficina Nacional de Estadísticas indicó esta semana que, por primera vez en cinco años, el producto interno bruto real se redujo durante el primer trimestre de 2014 un 0,6 por ciento en la tasa intertrimestral anualizada a precios de mercado.

La mayoría de los analistas culpa a la huelga de cinco meses recién concluida y organizada por AMCU en las provincias de Limpopo y North West por este mal desempeño económico y las actuales dificultades crediticias de la nación austral.

Las tres compañías afectadas por la protesta -Anglo American Platinum Ltd. (AMS), Impala Platinum Holdings Ltd. (IMP) y Lonmin Plc (LMI)- informaron que perdieron más de dos mil millones de dólares en ingresos y se verán obligadas a aplicar una reestructuración a la baja en la plantilla laboral.

Por su lado, la Cámara de Comercio e Industria de Sudáfrica (CCSA) celebró el regreso al trabajo de millares de mineros en la zona norte del país, pero recomendó adoptar leyes preventivas para evitar huelgas masivas futuras.

La institución apuntó que será difícil para la nación compensar las pérdidas en los inventarios productivos y en la actividad macroeconómica general debido a la prolongada dejación de labores, iniciada el 23 de enero último.

Aconsejó al Departamento del Trabajo introducir una especie de voto de compromiso obligatorio para que los trabajadores individuales tengan voz en las negociaciones salariales directamente con los jefes de las patronales.

Un hecho es que los planes de futuras huelgas en el campo de la minería deben ser objeto de debate y análisis por un amplio espectro de autoridades y reguladores laborales en Sudáfrica, recalcó la CCSA.

AMCU no pertenece a la federación progubernamental Congreso de los Sindicatos, COSATU. La huelga en el sector del platino fue criticada por directivos del Congreso Nacional Africano e, indirectamente, por el propio presidente Jacob Zuma.

tgj/jvj