¡Basta de Rajoy y de gobiernos corruptos!

¡El dinero público para la educación, no para pagar la deuda!

El pasado 16 de octubre Montoro, el ministro de Hacienda, presentó el proyecto presupuestario del 2018 a la Unión Europea donde, de ser aprobado, el gasto público en educación (y sanidad) tocaría su mínimo histórico desde 1995: un 3,8% del PIB, lo que supondría otro tijeretazo más a nuestra educación. Un recorte que va a ser tendencial hasta el 2020 según afirma Montoro, es decir, que cada año nos esperemos menos presupuesto educativo.

Todavía no sabemos qué recursos pretenden arrebatarnos, pero lo que tenemos claro es que nos afectará a las y los estudiantes y al conjunto de la comunidad educativa.

No es casualidad que durante la progresiva reducción del gasto educativo (en 2012 un 4,5%- en 2018 un 3,8% del PIB) el Gobierno PPSOE haya encarecido sangrantemente el acceso a la educación superior a golpe de subida de precios o contrarreformas educativas: Tasazosuniversitarios(pagamos más de un 21% por un grado que en 2010, en Madrid un 117% más),Tasazos en FP superior(en 2012 subida de 0€-360€) o que se decrete el famoso plan Bolonia y el posterior 3+2 en la Universidad(que ya se está aplicando en muchos grados).

Licenciatura: 5 años de carrera+0= 5000€

Bolonia: 4 años de grado+1 año de máster= 10000€

3+2: 3 años de grado+2 años de máster= 15000€

No es casualidad que mientras recortaban en gasto educativo el gobierno iba endureciendo los requisitos para acceder a la educación superior u obtener un título: bajada del umbral económico para obtener una beca MEC o el intento de imponer, mediante la aplicación de la LOMCE, las reválidas en vez de la selectividad. Este decreto sigue paralizado, pero no podemos bajar la guardia. Si no apruebas este examen no sólo no accederías a la universidad o a una FP superior, sino que además te quedarías sin título de la E.S.O o Bachillerato. El gobierno multiplica las vallas en nuestra ruta por nuestro futuro.

No es casualidad que mientras el presupuesto menguaba los despidos o falta de recursos se normalizaban. Sólo en el verano de 2015 se despidieron a más de 200.000 profesoreslo que llevó a una masificación de las aulas o el impago a las trabajadoras de la limpieza por parte de las subcontratas tanto en institutos como en universidades es más que recurrente. Además, que el estudiante tenga que hacerse cargo de comprar los materiales o uniformes de trabajo necesarios en FP o en carreras como Bellas Artes o Arquitectura es la norma.

Tampoco es casualidad que menos dinero para educación signifique la eliminación de la lucha contra las opresiones en la pública. Con la entrada en vigor de la LOMCE el Ministerio de Educación ha eliminado la única asignatura en el currículo educativo que trataba la libertad sexual o los derechos de las mujeres “Educación para la Ciudadanía” mientras que la Religión(católica) empezó a contar para la nota media, política educativa que expone a las estudiantes mujeres, racializados, LGTBI’s a más violencia en los centros.

Además, los recortes se han cebado con la educación compensatoria que se traduce en la eliminación de programas destinados a atender al alumnado con más dificultades, de los servicios de refuerzo y la atención a la diversidad, combinándose con la masificación de las aulas y el despido masivo de profesores. Esto explica la mayor discriminación a comunidades como la gitana u otros sectores vulnerables, como los migrantes o las personas con discapacidad, aumentando así el racismo social y el capacitismo.

Estos ejemplos, responden no sólo a la lógica de sólo ofertar carreras y asignaturas “útiles” para las empresas, sino que, además, al negar la formación a las y los estudiantes en estos contenidos reduce la posibilidad que se empiece a exigir más igualdad en el ámbito laboral, social y político para lxsoprimdxs: más presupuesto para combatir la violencia a la que nos expone el gobierno.

Estas barreras económicas y sociales han supuesto la expulsión de más de 127.000 estudiantes de la universidad pública y un aumento en la demanda de plazas para ciclos de formación que el gobierno no está dispuesto a crear. Sólo en Andalucía se ha negado la plaza a más de 100.000 alumnos en los últimos 4 años.

 

No hay dinero para la educación pública…

Pero sí lo hay para el pago de la deuda de los banqueros y especuladores: un 9% del PIB, que el PPSOE no dudó en introducir el artículo 135 en la sagrada constitución cuando se trata de satisfacer a los que llevaron a la quiebra el país.

Y sí lo hay para la educación privada y las empresas que se benefician de la privatización de la pública:

¿Que a la concertada le falta dinero? En 2014, 6 de cada 10 euros de los colegios concertados provenían de las arcas públicas.

¿Que es obligatorio hacer un máster? desde 2010 ha aumentado más de un 50% los alumnos que realizan un máster en la privada.

¿Que hay que elaborar exámenes segregadores? Una empresa cobró más de 300 mil euros por hacer las reválidas para la comunidad de Madrid el año pasado.

¿Que quieres pedir una beca?Pídele un crédito al banco Santander y ¡con intereses!

Sí lo hay para corrupción:

Cada año nos cuestan los lujos y robos del Gobierno 90.000 millones, dinero que podría pagar a más de 30.000 alumnos de FP sus prácticas no remuneradas, o trabajo gratuito, durante tres meses.

Sí lo hay para reprimir en Cataluña y a todo el estado:

El gobierno paga por el maldito barco de piolín más de 300 mil euros al día que equivale a 60 matrículas universitarias anuales.

¡Por un 8% en educación!

Los presupuestos del año que viene no sólo atacan nuestra educación. Este gobierno se atreve a plantear un nuevo recorte en sanidad(6,2%-5,8%) y en protección social(16,5%-16,2%), partida destinada a pensiones, servicios sociales y políticas de fomento de empleo además de  congelar los presupuestos en vivienda y medio ambiente. Que, ¿qué presupuestos suben? En Defensa, 12 mil millones de euros más, y en Asuntos Económicos, una décima más en su presupuesto.

Sin embargo, lo único que ajusta el déficit procede “de los ingresos por la actividad económica (…) los impuestos y las cotizaciones sociales” según El Confidencial. Es decir, ¡de nuestro trabajo o el de nuestros padres o los impuestos que les tenemos que pagar, que también sale de nuestros sueldos!

Entonces ¿por qué no nos consultaron? ¿por qué lo decide el ministro de hacienda? ¿y porqué informa a la UE?

Desde Corriente Roja tenemos claro es que el gobierno, con semejantes presupuestos, nos quiere preparadas y preparados para el paro, la precariedad, la escasez en servicios públicos, sin pensión,desahuciadosy con la boca callada, no vaya a ser que nos apliquen la ley mordaza,con tal de defender sus intereses y generar ingresos para los del IBEX 35 y los de la UE.

Por ahora, no se ha aprobado este nuevo plan de austeridad, pero existe la declaración de intenciones por parte del Gobierno a Bruselas.

Llamamos a organizarnos y discutir qué necesitan nuestros institutos y universidades colectivamente porque no confiamos en un gobierno que no nos deja decir nada a nadie. Un gobierno que nos impone el presupuesto educativo, la deuda, el artículo 155, la monarquía, la ley mordaza y las reformas laborales.

Queremos decidir qué presupuesto educativo necesitamos. Decidir como las y los estudiantes y pueblo catalán que lucharon hasta el final para garantizar un referéndum de autodeterminación y decidir su propio futuro. Un referéndum que ha supuesto un golpe tremendo al mismo gobierno que privatiza nuestra educación. Un gobierno que hoy está más débil, haciéndonos a nosotros, el movimiento estudiantil de todo el estado, más fuertes y preparados para una ofensiva para recuperar nuestra educación.

Una ofensiva que tenemos que preparar junto a todos los afectados y afectadas por los presupuestos del 2018, unificando y fortaleciendo nuestras luchas contra este gobierno.

 

Por eso llamamos a luchar por un 8% en Educación:

  • Un 8% que supondría devolver el asiento a los estudiantes expulsados y el puesto de trabajo a los despedidos.
  • Un 8% que aseguraría plazas para formarnos en la universidad y en el instituto.
  • Un 8% que nos permitiese contar con nuestros libros y materiales de trabajo.
  • Un 8% que nos eduque para combatir las opresiones en las aulas, el trabajo y las calles.
  • Un 8% por nuestro futuro y por decidirlo todo.

Desde Corriente Roja llamamos:

¡A llevar este debate a las aulas y construir las asambleas para preparar la resistencia para frenar el 3,8% en los presupuestos y construir el 8% desde las aulas y las calles!

¡A construir una jornada estatal contra el 3,8% y por la pública!

¡Unifiquemos las luchas contra los presupuestos del 2018!

 

Fuente: http://www.corrienteroja.net/frenemos-desde-las-calles-el-hachazo-a-la-educacion/