{image}http://lh6.googleusercontent.com/-_-eydoPemfo/U6SfHcCsQMI/AAAAAAAAHvk/b811gnxc8uI/s720/juan_manuel_santos2.jpg{/image}El presidente Santos anunció en medio de su campaña para la reelección el restablecimiento de las horas extras. Par materializarlo dijo que presentaría un proyecto de ley el 20 de julio. La CUT nacional se comprometió a ser vigilante a que el gobierno nacional tome la iniciativa.

No sólo ello, sino que con sus mayorías en el Congreso se apruebe este proyecto. Como apunta  Alberto Vanegas, ejecutivo de la CUT nacional, “es un derecho de los trabajadores que se nos paguen las horas extras. Consideramos importante restablecer algo que fue arrebatado con las reformas neoliberales a través de la Ley 50, la flexibilización y precarización del trabajo”.

Durante el mandato de Uribe Vélez en Colombia se modificó la jornada diurna para llevarla hasta las 10:00 de la noche con la promesa de que se ampliarían los puestos de trabajo. De esa manera, se eliminaron las horas extras, dominicales y festivos, lo cual trajo ganancias para los empresarios en muchos sectores, como el comercio o la vigilancia, a costa del sacrificio injusto de los trabajadores. Ellos perdieron sus salarios y ni siquiera el supuesto propósito inicial se concretó.

Ahora bien, Vanegas asegura que si bien hubo un apoyo a Santos durante elecciones fue sólo impulsado por los avances en los acuerdos en La Habana y la apertura de diálogos con el ELN. “La elección de Santos se convirtió en un plebiscito para la paz de muchos sectores con tal de defender una salida al conflicto armado de años.Era apoyar la paz en contra de los guerreristas”, comentó. Así que la CUT mantendrá su posición crítica al gobierno durante los 4 años del segundo mandato.